Páginas servidas: 79.342.663
18 - 12 - 2018

Cultura / Abandonad toda esperanza

Referencia: EVN3Z - Viernes, 25 de Mayo de 2018

Memoria histórica

Abandonad toda esperanza, salmo 613º

Pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor es algo que por lo general solo pueden avalar o bien la nostalgia o bien la amnesia. Pero cualquier cinéfilo de mi generación estará más que tentado de defender este lugar común a poco que compare los espacios de cine vespertinos de la televisión pública de hace cinco o seis lustros con los de hoy; una programación donde los clásicos populares de género (western, aventuras, comedia...) han sido sustituidos por telefilmes seudorrománticos y blandengues de producción alemana. De los ciclos de cine de autor en versión original de las madrugadas de La 2, mejor olvidarse. Y antes se nos podía acusar de idealizar el pasado, pero ahora disponemos de pruebas tangibles: acaba de publicarse Una televisión con dos cadenas, un trabajo colectivo fruto de una investigación monumental y rigurosa que analiza el devenir de la televisión española desde su germen en octubre de 1956 hasta 1990, momento en el que la consolidación de las recién nacidas cadenas privadas abrió la caja de Pandora de la guerra de audiencias, la contraprogramación con premeditación y alevosía y el sálvese (o mejor dicho, Sálvame) quien pueda. De coordinar este volumen se ha encargado Julio Montero Díaz, y recorrer sus casi novecientas páginas nos desvela qué (y cómo) se emitía en las dos cadenas públicas durante el franquismo, la transición democrática y la era socialista. Se trata pues de un libro deslumbrante que no tiene antecedentes en la bibliografía española, y que por tanto está llamado a convertirse en obra de referencia obligada para todo interesado en la historia de la pequeña pantalla.

Pese a lo que hemos perdido por el camino, no todo el espectro público es un erial: en él todavía resisten algunos espacios de cierto atractivo que, pese a algunas limitaciones, se nos antojan oasis en mitad del desierto. Uno de ellos es el programa Historia de nuestro cine, del que ya les he hablado en alguna ocasión, y que la semana pasada se ocupó una vez más de mostrar el reflejo que ha tenido la guerra civil española en nuestro cine. Entre los cinco filmes seleccionados, con recuperaciones tan jugosas como las de Posición avanzada o Soldados, destacó Una luz prodigiosa, la cinta de Miguel Hermoso que -a partir de un guion de Fernando Marías basado en su novela homónima- especula sobre la posibilidad de que el poeta granadino Federico García Lorca sobreviviera a su fusilamiento el 18 de agosto de 1936 en su ciudad natal. Curiosamente, esta emisión ha coincidido con la recuperación del reportaje ya canónico que el hispanista Ian Gibson le dedicó a este triste episodio, uno de los más oscuros de nuestra historia reciente. Publicado por vez primera en el París de 1971 y prohibido de inmediato por la dictadura franquista, no llegó a publicarse en España hasta cuatro años después del fallecimiento del Caudillo. En la actualidad, cuando intelectuales y medios de ideología progresista no se cansan de denunciar que el nuestro es el segundo país del mundo (solo por debajo de Camboya) con un mayor número de desaparecidos en fosas comunes, el libro que hoy se titula El asesinato de García Lorca, y que como suele decirse se lee como una novela (negra), adquiere una vigencia particularmente dolorosa.

Tras unas misivas breves dirigidas a sus padres y a unos compañeros de colegio de la infancia, es precisamente Lorca la primera personalidad célebre que aparece en la Correspondencia escogida de Luis Buñuel que han recopilado Jo Evans y Breixo Viejo tras una titánica labor de buceo en archivos y publicaciones de todo el mundo, y que como mis recomendaciones anteriores salda una cuenta pendiente con nuestro pasado. Una filmografía tan fascinante como la del director de Viridiana reclamaba una recuperación de sus cartas mucho más exhaustiva que las disponibles de sus vínculos con, por ejemplo, el actor Paco Rabal o el escritor Carlos Fuentes. Y para muestra, un botón: Juan Ramón Jiménez, Cocteau, Pedro Salinas, Juan Larrea, José Val del Omar, Bergamín, Carlos Saura, José Donoso o Truffaut son solo una selección minúscula de los convocados en su interior. Los admiradores de la obra de Buñuel estamos, pues, de enhorabuena; no tanto quienes critican la ley de memoria histórica y se constituyen en enemigos del pensamiento crítico.


Una televisión con dos cadenas y Correspondencia escogida están editados por Cátedra; El asesinato de García Lorca está editado por Ediciones B.

UNA TELEVISIÓN CON DOS CADENAS

UNA TELEVISIÓN CON DOS CADENAS

EL ASESINATO DE GARCÍA LORCA

EL ASESINATO DE GARCÍA LORCA

CORRESPONDENCIA ESCOGIDA

CORRESPONDENCIA ESCOGIDA

Ian Gibson

Ian Gibson

Enlaces relacionados con esta noticia

Comentarios a esta noticia

Memoria histórica
Abandonad toda esperanza, salmo 613º

EDPV Por: Francisco J. Ortiz... Desde:
Comentar esta noticia

Para poder comentar regístrese o valídese con su usuario EDPV o de Facebook

Usuario EDPV  Usuarios EDPV
Usuario:     Contraseña:   ACEPTAR ->

Si no tiene ningún usuario creado Nuevo usuario

Usuario Facebook  Usuarios Facebook

    Si tiene un usuario Facebook también puede utilizarlo para opinar

    facebook

Estadísticas

  • Visitas: 590
  • Impresa: 6
  • Enviada: 0

Valora esta Noticia

  • ¿Te ha gustado este artículo? Valora la noticia con una nota de 1 a 5
  • Voto 1 Voto 2 Voto 3 Voto 4 Voto 5
  • 6 puntos por 2 lectores

Búsqueda

    Buscar noticias sobre:


    Fecha Visitas
banner
El Periódico de Villena, S.L.
C/. Joaquín María López, 21. Primero B - Villena (Alicante) España: 03400
CIF.:B-54029632 - Teléfono: +34 966.153.422
redaccion@elperiodicodevillena.com
acceso anunciantes
Realizado con ENIUS de Telémaco Sistemas
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies